Sagar, un joven que regó su sueño como a un bambú

Sagar, un joven que regó su sueño como a un bambú

Sagar  Prakash, es un joven de origen indio nacido en el Puerto de la Cruz (Islas Canarias) cuyo sueño siempre fue escribir. Durante más de 7 años trabajando duro y escribiendo en unas escaleras, el pasado febrero de este año finalmente su deseo se vio cumplido: su novela Amagi fue publicada por Santillana (tras muchos años en los que distintas editoriales rechazaban su publicación).
Es un amante de los cuentos, de las historias ancestrales y de los libros de aventuras. Define su libro como un cuento de cuentos que une todas esas enseñanzas, todas esas valiosas lecciones de vida que él ha ido leyendo, en una sola historia.
Sagar derrocha pasión mientras nos habla de su novela y de los aprendizajes adquiridos en el camino. Es un fan nato de los sueños y de aquellos que se ponen en marcha para cumplirlos. Admira el esfuerzo y la constancia, precisamente porque son valores que le definen.
¡Esperamos que disfrutéis de este gran soñador!

Sagar,¿cómo fue tu infancia en relación a tu pasión por la escritura?

Me gustaba escribir desde bien pequeño. Incluso cuando no sabía leer, me cuentan mis padres que solía coger los libros e inventarme mis propias historias, o dictaba mis cuentos a la profesora para luego graparlos en pequeños libritos. Luego, con el tiempo, empezaron los concursos de cuentos y así hasta que por fin decidí aventurarme a escribir mi primera novela: Amagi.

Me comentas que tu libro es una novela de aprendizaje ¿qué tiene que ver esa denominación contigo?

Creo que en la vida todo es caer y levantarse, aprender de los errores e ir avanzando a tientas a base de acierto-error. Ese aprendizaje es el que destila la novela, donde el personaje es capaz de destilar todo lo positivo que hay dentro de lo negativo. Creo que esa es precisamente la cualidad que lo convierte en un héroe a ojos del lector y el motivo por el que todos se sienten identificados con Yuseph.

¿Cuáles son las mayores dificultades que te has encontrado hasta que has visto tu novela publicada?

Han sido muchas: después de escribir durante cinco largos años en unas escaleras pensé que había terminado con lo más importante. Sin embargo le llegaron infinitos ejemplares enviados a editoriales y agencias, correos electrónicos y llamadas infructuosas. Ofertas pálidas de grandes agencias, correcciones pagadas por mi cuenta, publicación en Amazon, promoción día y noche a través de facebook… Volver a enviar notas de presentación a las editoriales y contactos que me iban recomendando… Negociar un contrato justo, revisar todas las correcciones, portada, comentarios… Conseguir los dibujos para las portadillas… Seguir promocionando el libro, dar entrevistas y buscarlas, llamar a periodistas día tras día, enviar más notas de prensa, buscar los contactos, visitar personalmente los diarios… Y aún continúo :)

Ahora que has cumplido tu sueño ¿qué miedos te acechan? ¿cómo te enfrentas a ellos?

Me acecha el miedo, sobre todo, de que le libro pase desapercibido en las librerías, perdido en el maremágnum de novedades, y que la gente no haya oído hablar de él y por tanto ni siquiera se haya asomado al mismo, que ignore su existencia a pesar de las magníficas críticas que está recibiendo y el apoyo constante de los lectores. Me asusta que juzguen mi trabajo o lo mal interpreten, pero también creo que eso es parte de toda lucha por los sueños: superar los miedos.

¿Qué puedes decirle a los soñadores que se ponen metas temporales muy cortas?

Creo que es muy necesario ser pacientes. Pasar de cero a todo en apenas dos horas sólo sucede en las películas, en la vida real hay que trabajar mucho y muy duro para lograr una cuarta parte siquiera. Hay que avanzar cada día con disciplina y sacrificio, con una mirada en la meta y otra en el paso que vamos a dar para lograrlo. ¿Alguien ha plantado alguna vez un bambú? ¿Alguien? Hay algo muy curioso que sucede con el bambú y que lo transforma en no apto para impacientes:
Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles. Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece
¡más de 30metros! ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Si te ha gustado esto, compártelo con el mundo:

Leave a reply

captcha
Required fields are marked (*)

TOP
Follow

Para tu comodidad, recibe nuestros nuevos artículos en tu correo.