Lola López hace de la música su prioridad

Lola López hace de la música su prioridad

Lola López, le quita horas al día para poder disfrutar de su sueño: que la música sea parte de su vida… Con mucho esfuerzo y tesón, Lola ha conseguido que su pasión por la música le haya demostrado que es capaz de enfrentarse a cualquier reto y lo que es más importante, le da la energía para superarse día a día.
Actua como solista todas las semanas en la sala La Fontana de Oro, lidera el grupo The Boogaloos, dirige el Coro Gospel “Song for my Father” y además tiene un trabajo de oficina.

¿Cómo lo hace? ¡En la entrevista nos lo cuenta!

Lola,  ¿qué es lo que te da la música? ¿a qué has renunciado para poder luchar por tu sueño?

Cantar es un bálsamo, que cura heridas. Bien se dice que “el que canta su mal espanta”. La música para mí es un reconstituyente físico y psicológico. La mejor manera de regenerar cuerpo y mente. Muchas veces te encuentras cansado, deprimido, o has tenido un problema grave. Cuando empiezas a tocar, todo va cambiando poco a poco. Lo negativo se esfuma y todo tiene otro color al terminar. Es una guía mi vida, en lo espiritual y lo humano. Ha puesto a mi lado a personas maravillosas, como mi actual pareja, mis amigos y compañeros de la banda de The Boogaloos, el Coro Gospel,… Para mí es un regalo de Dios, que me ha unido aún más si cabe a todo aquello que enriquece mi vida y me hace sentir feliz…

Es cierto que me hace “perder” muchas horas de descanso, puesto que tengo ensayos con bandas dos o tres días a la semana. Los jueves y domingos duermo 4 horas, porque tengo siempre concierto. Los viernes, después de haber dormido mucho menos de lo que necesito, ensayo con el coro un par de horas. Los domingos por la mañana canto con el coro de niños. He sacrificado días de vacaciones más de una vez. He perdido momentos con mis amigos, mi familia, con la gente a que quiero. Requiere mucho tiempo de estudio, ensayo y trabajo. Muchas veces, incluso, genera decepciones. Al fin y al cabo, dependes de la gente que va a verte, de tener contactos. Además, la música, económicamente está muy infravalorada.

 

En la mayoría de las ocasiones, las personas que tenemos a nuestro alrededor pueden ser decisivas para acercarnos o alejarnos del camino hacia nuestro sueño, ¿te has encontrado con ese tipo de personas?

Por suerte he tenido la oportunidad de toparme con ambas. Y digo por suerte porque a veces hay que alejarse del camino y equivocarse para reconocer realmente lo que uno quiere y para lo que vale.

Desde siempre me ha gustado cantar. Me recuerdo muy pequeña jugando con muñecas a ser cantante, y mis amigas me decían “pues te sale muy bien, eh”. Mi familia no estaba fuertemente vinculada a la música, aunque si hay varios aficionados.  Sin embargo, mis padres siempre me han apoyado en eso, me han pagado clases e instrumentos y me han motivado. Si no hicieron más estoy segura que fue por desconocimiento…

La adolescencia y mi anterior pareja hicieron que me alejará de la música. Dejé las clases y dejé de cantar. A él no le gustaba escucharme y mis ilusiones no entraban dentro de la lista de sus metas aceptables así que durante casi cinco años estuve apartada… Cinco años pueden suponer mucho tiempo perdido pero como nunca es tarde, no hay que desesperar.

Cuando nuestros caminos se separaron yo decidí que era el momento de intentarlo. Hice pruebas con distintos grupos. Ver que todos me seleccionaban en las pruebas me hizo reforzar mi confianza en mí misma. Eso es básico para exponerse de una manera tan íntima como es cantar, dejar tu alma al descubierto, olvidar timidez, estar desnudo delante de la gente, exponerse a la crítica… Para eso hay que armarse de valor.

En una de las pruebas conocí a mi actual pareja, él es mi mayor apoyo ahora, siempre me anima y me da fuerzas para seguir luchando. Me ha enseñado cuanto sé y me ha inculcado su adoración por este arte. Por suerte tengo el placer de compartir escenario con él, por lo que todo es mucho más fácil también en ese sentido. La música nos ha unido y aunque algún día la vida nos separe nos hemos aportado algo que nos acompañará para siempre.

Lola Lopez The Bogaloos

Por lo que me comentas, no te conformas con tener tus conciertos semanales en  La Fontana de Oro, “bolos” con los distintos grupos con los que colaboras, ensayos, sino que además diriges un grupo de Gospel. ¡Cuéntanos un poco sobre este grupo!

Desde hace años voy a una pequeña Iglesia en Getafe y también dirijo el coro de niños. El párroco es un hombre estupendo y un gran amigo. Hace tres años se nos ocurrió la idea de montar un coro Gospel en la Parroquia. Queríamos algo distinto, que transmitiera a la gente que Dios es alegría y que se puede rezar de muchas formas. Así se creó el Coro Gospel “Song for my Father”, que comenzó con 7 integrantes y que hoy se compone de 28 miembros, incluidos guitarra, bajo y batería.

A sus miembros, simplemente los adoro por su esfuerzo y su valentía, la mayoría no había cantado en su vida, y no tenían aspiración a hacerlo nunca. Ha sido un camino duro, trabajar desde el principio afinación, ritmo y estilo, pero hemos mejorado muchísimo, gracias al hincapié y al esmero que ellos han puesto. Me siento orgullosa de poder compartir lo que más me gusta con ellos, por lo que están consiguiendo y, aunque a veces, supone un gran esfuerzo a la hora de preparar los temas, los ensayos, armonizar, lidiar con la gente… ¡merece la pena!

Me pagan con la ilusión ante sus logros. Me siento muy valorada y respetada. Aunque no cobró ningún sueldo, a veces, pienso que es uno de los proyectos en los que más realizada me siento. Yo intento transmitirles que no deben ser mediocres ni conformistas con ellos mismos. Que aspiren a llegar tan lejos como se propongan y que, si no llegan, al menos tendrán la satisfacción de no haberse rendido y  de haberlo intentado con todas sus fuerzas. Hasta hoy parece que me han hecho caso, no puedo evitar sonreír al pensarlo.

 

Mantienes tu trabajo de oficina, sigues formándote en nuevos estilos musicales, instrumentos, tienes conciertos… está claro que no es un camino fácil ¿merece la pena?

Sí, sí, sin duda, mil veces sí. Simplemente estoy convencidísima de que la música no hace más que traer cosas buenas a mi vida, nuevas experiencias, expectativas, la confianza en que puedo hacer aquello que me proponga. Hace unos años me despidieron de mi primer trabajo, en el que llevaba más de 7 años, pero aproveche la oportunidad para formarme y centrarme en la música. Gracias a eso, hoy estoy aquí. Tengo que dar gracias a ese mal momento que tanto me hizo sufrir porque también me hizo luchar por encontrar mi camino. Lo más importante es que no dejes que nada ni nadie te detenga. Muchas veces me siento cansada y pienso en desistir pero hay una fuerza interna que no me deja, que me hace seguir adelante. Mi profesora de canto siempre me dice un día tu tren pasará y lo único que tienes que hacer es estar preparada para subirte. Y aquí estoy, con la maleta a la espalda preparada para saltar si es preciso, porque no pienso perderlo.

 

¿Qué les dirías a esas personas que tienen sueños por cumplir pero que se sienten incapaces de conseguirlos?

Muchas veces tenemos inquietudes, anhelos, esperanzas de conseguir algo que nos gustaría y simplemente nos conformamos con el “No” de antemano. No seamos conformistas en ningún aspecto de nuestra vida. Sólo tenemos una oportunidad para disfrutarla y hay que aprovecharla al máximo, sin miedo, sin dudas,… Lo más bonito que nos puede ocurrir es descubrir que tenemos una pasión que nos mueve. Ya sea leer libros, pintar cuadros, escribir cuentos infantiles o novela romántica, hacer ceniceros con latas,…

El ser humano necesita el Arte, igual que tiene otras necesidades como comer, respirar o dormir. Por eso debemos tener claro que nuestro trabajo como artistas cubre las mismas necesidades que el doctor o el camarero. Todas las profesiones cubren necesidades y sólo tenemos que encontrar aquella para la que tenemos talento y nunca descartar la posibilidad, sin ni siquiera intentarlo. Podemos hacer lo que más nos gusta sin que deba estar menos valorado. El camino que nos lleva hasta allí supone un gran esfuerzo. Podemos hacer todo cuanto nos propongamos, sólo hay que querer. Así que adelante. Al principio puede dar miedo y parecer arriesgado. El camino será largo.A veces difícil. Hay que ser paciente. Pero seguro que la recompensa será grande, inigualable.

Si te ha gustado esto, compártelo con el mundo:

Leave a reply

captcha
Required fields are marked (*)

TOP
Follow

Para tu comodidad, recibe nuestros nuevos artículos en tu correo.