Diego Jiménez. El resultado de tener pasión por crear cosas nuevas.

Diego Jiménez. El resultado de tener pasión por crear cosas nuevas.

Diego Jiménez es un muchacho que no supera los 25 años. Tiene la suerte de saber qué es lo que le apasiona: crear cosas nuevas. Y ha tenido el valor de dedicar su tiempo a ello. A parte de pasión, le ha puesto una buena dosis de trabajo. El resultado como no podía ser otro, es el éxito. Junto con sus socios y amigos, Javier y Ariel, ha creado un servicio que ayuda a cientos de miles de personas a planificar sus viajes: Touristeye. Y uno de los gigantes de ese sector, Lonelyplanet, ¡ha comprado su empresa!.

Os invitamos a que conozcáis su historia. Es un ejemplo de cómo se deben hacer las cosas.

Vender tu propia empresa a otra más grande es el sueño de casi cualquier empresario. ¿Qué se siente cuando lo consigues?

Personalmente nunca he tenido el sueño de “vender una empresa”, más bien de crear algo en lo que creo y que realmente me apasione. Que haga levantarme cada mañana con ganas de comerme el mundo y que me permita pasar noches en vela trabajando sin apenas darme cuenta. Crear algo con lo que disfrute y que además pueda ser útil para cientos de miles de personas creo que ha sido el auténtico sueño cumplido.

A partir de ahí, el hecho de que una empresa tan mágica como Lonely Planet sea capaz de ver y compartir esos sueños y que, además, nos de la oportunidad de formar parte de su familia para poder continuar desarrollándolos, es sin duda algo genial. En estos momentos sentimos una gran satisfacción por el trabajo que hemos hecho hasta ahora y muchísimas ganas por todo lo que está por venir.

¿Hace cuánto tiempo que tenías ese sueño? ¿Cómo surgió?

Siempre he tenido dentro esa pasión por crear cosas nuevas, fuera lo que fuera. Supongo que no fue hasta que terminé el instituto cuando comencé a interesarme por el desarrollo de nuevos negocios centrados en tecnología, dedicando mis primeros años de universidad a ir a eventos, planificar modelos de negocio, crear mis primeros mvp’s, hacer contactos, leer mucho y en general a aprender todo lo que pude. Y fue precisamente durante ese proceso cuando conocí a Javier y Ariel con quienes acabé embarcándome en TouristEye.

La pasión es uno de los ingredientes más importantes en la vida de un emprendedor, ¿crees que sin ella habríais llegado hasta la venta?

La pasión es quizá “el ingrediente” más importante para emprender cualquier cosa. Es el combustible que te mueve cada día, muy por encima de los resultados, tus objetivos, el dinero, o cualquier otra referencia. Sin pasión creo que ni siquiera habríamos comenzado este proyecto, y de haberlo hecho habríamos durado muy poco.

diego_jimenez

Hablando de Pasión, hubo un hecho en el que demostraste que uno tiene que ser coherente con lo que lleva dentro. Estabas compatibilizando el desarrollo de la empresa con tus estudios universitarios. Te fuiste de Erasmus a Finlandia pero, a mitad del curso, decidiste dejar esa experiencia para irte junto a tus socios a San Francisco. ¿Cómo fue aquello?

En 2011 decidí que no quería dejar escapar mi último año universitario sin haber podido aprovechar la oportunidad de estudiar fuera de España, así que tome la decisión de irme a vivir a Helsinki, probar su reconocido sistema educativo y disfrutar del estilo de vida nórdico, que siempre me había llamado la atención. Me concedieron las becas necesarias y en Agosto de 2012 me fui a vivir allí, con la idea de reducir mi carga de trabajo y hacerlo en remoto durante algún tiempo, compaginándolo con los estudios.

Y así fue hasta que en Octubre nos dieron la noticia de que habíamos sido seleccionados para 500 Startups, lo cual suponía un hito importantísimo para todo el equipo y una gran oportunidad para la empresa. No fue una decisión sencilla y supuso sacrificar más de medio año de estudios, pero sabía que mi sitio estaba al lado de mis compañeros así que a las pocas semanas volé a San Francisco, donde por cierto, disfruté de una de las mejores experiencias personales y profesionales que he vivido hasta ahora junto al resto de mis compañeros amigos de TouristEye.

Esto de vender una empresa requerirá algo más que Pasión ¿no? Seguro que has tenido días malos. ¿Qué pensabas en esos días? ¿Cómo te ponías en marcha otra vez?

Hay muchos momentos malos. La sensación de “montaña rusa” llena de “bajones” y “subidones” suele ser constante. En mi caso creo que si he podido superar las malas épocas ha sido siempre gracias a mis compañeros, en especial a Javier y Ariel, en los que siempre me he apoyado y a los que siempre he intentado apoyar. Es en esos malos momentos cuando realmente valoras la importancia de tener grandes personas a tu lado.

¿Y ahora qué? ¿Qué viene después del sueño de vender una empresa?

De momento aplicar todo lo que hemos aprendido con TouristEye dentro de Lonely Planet, trabajar muy duro en nuestra nueva familia e intentar seguir revolucionando el mundo de los viajes cada día. Más adelante ¡Quien sabe!

Si te ha gustado esto, compártelo con el mundo:

Leave a reply

captcha
Required fields are marked (*)

TOP
Follow

Para tu comodidad, recibe nuestros nuevos artículos en tu correo.