David Sánchez Florio. Un tipo “Diferente”

David Sánchez Florio. Un tipo “Diferente”

David Sánchez Florio es, como el título de su primera novela indica, un tipo diferente. De esos que cuando los conoces tu vida ya no es la misma. A nosotros nos conquistó por su sencillez, humildad y por su cercanía. Máxime cuando se trata de una persona que te hace pequeño con sólo abrir la boca debido a la contundencia y claridad de sus palabras.

David, un día reconoció que tenía una capacidad especial para ayudar a las personas. Le costó, pero acabó dejándolo todo para dedicarse a ello. Empezó por escribir un libro llamado “Diferente” que ha llegado a ser usado en Universidades como material didáctico. Y ahora está cambiando muchas vidas gracias a los cursos que imparte.

Ha sido para nosotros un verdadero placer poder contar con él en este blog. Sabemos que su historia no os dejará indiferentes.

David, ¿Cuál es tu pasión?

Mi pasión es dar claridad, es lo que más me motiva en esta vida. Y me explico. A lo largo de mi trayectoria por este mundo ha ido llegando a mí información que ha amplificado mi perspectiva sobre cómo son las cosas, hasta un punto que me ha permitido poder ejercer control sobre mis circunstancias o, en otras palabras, producir los efectos que yo deseara en mi vida. No, no es magia, aunque sí que es algo mágico, hay diferencia. Y para poder llevar mi pasión a un amplio público empecé a escribir con la finalidad de que aquellos que lean lo que escribo entiendan lo que yo entendí en su momento.

¿Qué ha supuesto para ti escribir un libro? No hablo a nivel material, sino a nivel personal.

Para mí, escribir un libro ha supuesto una meta largamente esperada. No sé muy bien cuándo me dije a mí mismo que tenía que publicar una novela, pero sé que hace mucho tiempo que lo hice. Ha supuesto la satisfacción de ver cómo la gente se emocionaba con lo que ahí se cuenta. Es maravilloso poder despertar emociones en las personas y hacerles sacar lo mejor de ellos mismos, por eso se sienten tan bien leyendo este libro: Diferente.

Es muy bonito cuando alguien que no te conoce de nada te escribe dándote las gracias por haber escrito un libro así y confiesa estar muy emocionado porque se identifica con cosas de las que has escrito Y que otros te digan que el mundo debería tener más novelas como ésta. Son por estos detalles, por nombrar algunos, cuando te dices a ti mismo que ha merecido la pena esperar, porque ahora ves que el trabajo está bien hecho, te regocijas y das las gracias. Te sientes muy bien.

¿Cuál fue tu motivación para cumplir ese sueño?

Siempre he pensado que el sufrimiento era producto del desconocer, del ignorar, si sabes cómo eliminar lo que te afecta, entonces podrías estar bien. Cuando no ves, piensas que hay factores externos que te impiden poder ser feliz, porque no todo lo vas a controlar tú, ¿no?, pero cuando VES comprendes que el mundo que te rodea es el efecto de una causa que radica en ti. El mundo interior es más poderoso que el exterior, y los efectos (o mundo exterior) es producto del interior.

Puede que alguien necesite rebatir esta verdad eterna, porque aún no comprende cómo es posible esto, mas siempre explico que el mundo se rige por los sentimientos, por las emociones. Quiero ser escultor, por ejemplo, pues tendré un afán o un interés o lo que sea que me suscite tener ese puesto, y esos sentimientos me inducirán a trabajar por conseguirlo, estudiando donde haya de estudiar o haciendo lo que haya de hacer. Al final mis obras escultóricas despertarán emociones en aquellos que las contemplen, y así contribuiré para que el mundo se siga moviendo, porque si no hay emociones, no hay motivaciones, no hay movimiento. Es imposible que alguien haga nada sin un motivo.

Así que mi motivación era, como contestaba en la primera pregunta, aportar claridad al mundo, para que las personas entiendan que sus problemas pueden eliminarlos ellos, porque en sí mismos reside el control de todo lo que compone su vida y su mundo. Pensar que otro es responsable de tu felicidad o de tu malestar es el mismo error, porque todo lo que te concierne a ti depende única y exclusivamente de ti.

¿Qué habría pasado si no lo hubieses escrito?

Pues que mucho aprendizaje que estoy viviendo en este período de mi vida no habría sido posible, al menos no con esas apariencias en las que se ha basado este aprendizaje, como digo. Tampoco habría conocido a muchas personas luminosas y grandes con las que he coincidido gracias a Diferente, entre las que nombro con absoluta satisfacción a Bobby Días Gago, quien me ha ofrecido la oportunidad de participar en esta entrevista, y a quien le estoy inmensamente agradecido. ¡¡GRACIAS, Bobby!!

¿Desde que has cumplido tu sueño, sientes que la vida te va mejor?

Cumplir un sueño es algo grande, desde luego. Sí que me va mejor todo. Para empezar, podría decir que dejé un trabajo que pertenecía a una etapa de mi vida que ya había quemado hacía tiempo, pero que no me atrevía a soltar, por las incertidumbres que siempre produce una economía insegura. Cuando publiqué el libro supe que era el momento de pasar página y seguir avanzando. Y ha sido para mejor, por supuesto. Así que, repito, sí que me va mejor en la vida.

¿Y sientes que eres más feliz?

Ser feliz se puede ser a pesar de todo, y me refiero a que el ser feliz es una opción. No tienes por qué llegar a la meta que te habías trazado para poder, entonces, ser feliz a partir de ahí. Tú puedes ser feliz ahora, en este preciso momento. A mí me ayudó mucho mirarme un día en el espejo, preocupado por alguna situación o crisis personal, hace unos años, y decirme: “David, ¿qué te hace pensar que no vas a salir de ésta? ¡Confía! Es todo cuanto has de hacer”. Y tenía razón, sólo has de aprender a confiar. Cuando digo “sólo” no es que sea sencillo, pero sí que es la base para que el resto de todo lo que crees que anda mal empiece a ir bien. Una vez más, cuando tú cambias, el resto del mundo cambia, el resto del mundo que tiene que ver contigo. No quiere decir que si tú eres feliz, la vida de las personas lo va a ser también, pero sí que verás cómo aquello que vaya acorde contigo seguirá a tu lado y lo que esté en una sintonía diferente desaparecerá de tu vida. Cuando das un paso hacia delante en tu evolución, los que te rodean o lo dan contigo o desaparecen de tu vida. Y cuando te fijas en las personas que han estado alguna vez en tu vida, puedes ver cómo siguen donde un día tú estuviste o incluso han sido ellos los que tomaron otro camino y eres tú el que aún sigue donde coincidisteis.

No obstante, contestando a la pregunta, diré que sí, dar este paso y publicar este libro me ha hecho ser un poco más feliz, y digo “un poco”, porque yo soy de los que disfrutan con los pequeños placeres de la vida, como cuando un rayo de sol me saluda por entre los agujeritos de la persiana o cuando escucho el canto de mirlo. Esos son motivos muy poderosos para dejar lo que esté haciendo, sonreír y dar las gracias.

Si te digo que “cumplir tus sueños es la única manera de sentir que fluyes con la vida”, ¿qué piensas?

Cumplir tus sueños es una de las poderosas formas que hay para fluir con la vida, además, que tus sueños son necesarios para que otros desarrollen los suyos, no nos olvidemos. Así que tenemos una preciosa responsabilidad, responsabilidad liberadora, porque desempeñándola vamos a disfrutar. Eso es vivir tus pasiones, disfrutar cada día, cada minuto, de lo que haces, porque al hacerlo, al preocuparte por desempeñar ese papel, estás en sintonía con algo que es más grande que tú mismo (físicamente hablando) y cuando conectas con ese algo… lo que sientes es impresionante.

Pero yo pienso que fluir tiene que ver, más que con cumplir tus sueños, como único camino, con aceptar. Hay una confusión muy común cuando digo que hay que aceptar, porque la gente piensa en cosas negativas y me pregunta “¿Aceptar eso que me hace sentir mal?” Verás, sólo existen dos tipos de energía, la que te hace sentir bien y la que te hace sentir mal. Los expertos la han catalogado como Amor y Miedo. Cuando tú piensas en positivo te estás moviendo por la región del Amor, lo cual te hará sentir bien. Cuando piensas en negativo te mueves por la región del Miedo, lo cual te hará sentir mal. Y tus emociones, que se rigen por tus pensamientos, son como potentes imanes que atraen lo que es igual a su signo. Cuando aceptas algo, aunque sea “negativo”, te estás elevando emocionalmente a la región del Amor, porque la aceptación pertenece a tal región, así como el rechazo pertenece al Miedo. Así que cuando aceptas algo negativo desaparecerá. Otra cosas es, como decía, la de resignarse a algo negativo. Ser sumiso es no aceptar, pero sentir la impotencia de esa situación. Aceptar es dejar de darle importancia a eso, confiar, y por tanto, como atraes según emites, cuando tú confías, cuando te sientes bien, a pesar de lo que tengas en estos momentos, atraerás más de lo mismo: Bienestar.

Uno fluye mirando un árbol, el cielo azul, un río, los cachorros de un yorkshire terrier o de la manera que se elija, porque eso también es fluir. El sentirse bien es fluir, es mi consejo, aunque también el de que busques tus pasiones, tus sueños, y los realices. Y recuérdate aplaudírtelo todos los días, dite: “Enhorabuena”, porque sabrás que cada vez que te sientes bien, vas por el camino de tu verdad.

 

Si te ha gustado esto, compártelo con el mundo:

Leave a reply

captcha
Required fields are marked (*)

TOP
Follow

Para tu comodidad, recibe nuestros nuevos artículos en tu correo.