Álvaro Portela, peleando por el arte y el diseño

Álvaro Portela, peleando por el arte y el diseño

 Álvaro Portela es un joven gallego se fue a hacer “las Américas”. Más concretamente a Nueva York.  De allí se trajo un sueño y el espíritu para conseguirlo: quería emprender en el mundo del arte y la innovación. Ha fundado con mucho esfuerzo Triitme, un portal que pone en contacto a los amantes del diseño con los diseñadores de toda Europa.

El caso de Álvaro nos gusta porque pone de relieve 2 cosas muy importantes:

1. Equivocarte un par de veces puede ayudarte a dar en el clavo la tercera vez.

2. Cumplir tu sueño no es un camino fácil y has de armarte con una herramienta llamada Esfuerzo para superar los obstáculos. Esto también lo vimos la semana pasada con Sara Martín.

Álvaro es un tío que no lo ha tenido fácil, pero, aún así, ha sacado adelante su sueño.

¡Esperamos que os guste!

Arte, innovación, divulgación del diseño, ¿qué te dicen estas palabras? ¿cómo ha sido el proceso hasta que se han convertido en la razón de tu día a día?

Esas palabras hoy son, como bien dices, mi día a día. Engloban varios de los campos que tengo que manejar con soltura en mi día a día. En cuanto al proceso, estudié informática, trabajé como diseñador y programador de páginas webs freelance. Decidí, para ampliar mi formación, irme a estudiar un master de animación 3D a Nueva York. Después de enviar miles de curriculums, conseguí trabajo en una productora de anuncios de televisión. Entonces conocí a una persona que me ofreció formar parte del área tecnológica de una start-up de educación online, que se dedicaba a hacer cursos en Internet para formar a exmilitares que habían participado en las guerras de Irak, Afganistán, etc.  Al final no conseguí el visado de trabajo y me tuve que volver.

Parece todo muy bonito pero la realidad es que en EEUU trabajé gratis, nunca cobré un duro por lo que hacía, pero aprendí muchísimo… De vuelta me traje el espíritu emprendedor, aunque también lo tenía ya inculcado por mi padre desde pequeño. Además allí Betty y yo nos encontramos. Ella estaba Dando la vuelta al mundo y regresó con miles de ideas en la cabeza. A su paso por Nueva York, coincidió conmigo. Meses después recorrimos la feria de Paris “Maison Object”, para ver si teníamos el mismo gusto y podíamos trabajar juntos. Aguantamos el mismo hotel horroroso, las mismas caminatas por la feria, fueron días agotadores, en los que tuvimos que convencer a diseñadores para que confiasen en nosotros, negociar precios, planear la logística…al final de una semana interminable, decidimos que sacaríamos adelante el proyecto y en ello estamos.

Cuando se le pone mucha ilusión, esfuerzo y horas de trabajo a un proyecto como Triitme y un día descubres que casi lo pierdes todo, ¿qué se te pasa por la cabeza?

Cada día es una lucha a vida o muerte (de la empresa, claro), todos los días piensas que las decisiones que tomar puedes llevarte a perderlo todo o a conseguir lo que siempre has querido. Además pasan cosas que ponen todo todavía más difícil, como el robo que sufrimos hace poco en el lugar donde trabajamos. Se llevaron todos los portátiles, cámaras, tablets y demás equipos electrónicos. Llegar por la mañana un lunes cualquiera y encontrarte con ese panorama es muy duro y un gran palo para todos. Por la cabeza se te pasa lo peor, claro. La lucha diaria es ya dura como para lidiar con estas cosas. Pero lo importante es que si tienes pasión por lo que haces, al final quieres seguir luchando, y eso estamos haciendo. Trabajamos todos con nuestros equipos portátiles personales y estamos ya terminando de buscar otro lugar de trabajo. Por suerte la mayor parte del trabajo estaba subido a un servidor en Internet y todo eso no se ha perdido, el trabajo de meses y meses se hubiera perdido si no. Pero ahí está, así que no nos damos por vencidos.

Trabajas con gente de muchos países europeos y has trabajado en EEUU, ¿dirías que allí hay menos miedo a intentar vivir de tu pasión o por el contrario cuentan con los mismos obstáculos personales y culturales que tenemos los españoles?

Más cultura, más facilidades, la cultura de que el fracaso se aprende y no es una marca. Sin duda, allí hay mucha más cultura del emprendimiento pero por una razón muy sencilla: en EEUU el que fracasa al intentarlo es una persona que goza de una buena percepción social y sin embargo aquí se demoniza al que lo intenta y fracasa. Y claro, la presión social es muy fuerte pero al final su actitud es mucho más saludable porque el que fracasa al final es alguien que sabe mucho más que el que no lo ha intentado. Es alguien que ha cometido errores y ha aprendido de ellos, por lo que su visión es más completa, es más valiosa. También es cierto que en muchos países los emprendedores cuentan con más ayudas pero esa no es la causa verdadera de que haya menos miedo. Hay muchos casos en los que la gente que lo ha intentado y ha fracasado en un par de ocasiones resulta dar en el clavo con su siguiente proyecto y cumple su sueño.

Me comentas que uno de tus objetivos pendientes sería crear tú mismo tus propios diseños ¿qué es lo que te retiene y cómo vas a conseguir salvar esos obstáculos?

Siempre me ha gustado el diseño industrial, si no me gustara no habría fundado Triitme! Yo estudié informática pero tengo claro que algún día me encantaría cursar ingeniería industrial y crear mis propias piezas. Ahora mismo me dedico a poner en contacto a gente con creadores, con verdaderos genios del diseño industrial y Triitme! apenas deja un rato libre ningún día, por lo que es muy complicado encontrar hueco para hacer algo así, sin embargo creo que será posible en algún momento. Yo no voy a dejar de intentarlo, eso lo tengo claro.

¿Qué les dirías a esas personas que tienen sueños por cumplir pero que se sienten incapaces de conseguirlos?

Que con un sacrificio muy intenso se pueden conseguir muchos frutos. Pero claro, no es nada fácil llevar una vida así. Y sin embargo, al final, cada pequeña alegría es tan reconfortante que merece la pena, y dan fuera para seguir tirando para adelante. Yo les diría que no va a ser un camino de rosas, y que no va a mejorar en bastante tiempo, pero que al final, con pasión y mucho mucho esfuerzo se puede conseguir lo que se desea.

Si te ha gustado esto, compártelo con el mundo:

Leave a reply

captcha
Required fields are marked (*)

TOP
Follow

Para tu comodidad, recibe nuestros nuevos artículos en tu correo.