A Sylvain Loubradou le cambió su vida al descubrir el mundo de las emociones

A Sylvain Loubradou le cambió su vida al descubrir el mundo de las emociones

Hoy Sylvain Loubradou, un francés afincado en Barcelona nos regala una interesante historia. Generosamente comparte con nosotros sus descubrimientos personales. Sylvain ha sido un alto ejecutivo de grandes empresas de distribución en varios países de Europa que un día se dio cuenta de que todos somos seres emocionales (incluido él!!!). Esa toma de conciencia le permitió cambiar su vida y por lo tanto la de los que tiene alrededor.

Sylvain es un apasionado del desarrollo de las personas y las organizaciones y  disfruta cada día de su nueva vida practicándolo en su propia empresa. Se auto-proclama como un Hacker de las organizaciones porque quiere conseguir que sus empleados sean más libres y felices.

¡Qué importante es el aprendizaje que hoy compartimos con todos vosotros en la búsqueda y persecución de los sueños!

Sylvain, cuéntanos cómo influyó en tu educación tener unos padres profesores de física y matemáticas

Mis padres creían principalmente en los hechos y en las demostraciones lógicas. Para ellos las palabras no servían mucho y no teníamos muchísimas discusiones en casa. Además los sueños de niños eran sueños únicamente sueños pero nada serio para construir una vida. Las competencias eran más importantes. El único modo de saber a final si se había conseguido algo o si las cosas iban bien era a través de indicadores matemáticos como las notas, el número de partidos que yo jugaba en el primer o segundo… o a veces tercer equipo de futbol del pueblo… Para mis padres la gente que demostraba muchas emociones era gente exótica o atípica y poco fiable. Así que, hasta los 30 años, viví en un mundo de pocas emociones (y poca felicidad creo) y tome decisiones lógicas y racionales: estudiar ingeniería y matemáticas, considerar la música y el deporte como actividades periféricas, encontrar a alguien serio (quien ha estudiado y es trabajador – pero por suerte mi mujer tenía otras calidades), casarme, trabajar duro y obedecer a las reglas.

¿Cuándo cambió la situación y qué aprendiste en ese cambio?

Creo que el mayor cambio se produjo encontrando a la que fue mi futura esposa. Ella era pura emoción y para ella las palabras contaban muchísimo. Al inicio yo no entendía bien qué clase de poder tenía sobre mí y a veces me encontraba un poco descolocado por el hecho de haber intentado hacer todo bien y no funcionaba. Y poco a poco aprendí a darme cuenta del poder de las emociones. Me di cuenta practicando poco a poco, usando cada vez más la palanca de las emociones (también con mis padres), cómo la gente se podía mover e intentar cosas interesantes. Me di cuenta también que yo era muy sensible, que la música o el arte me eran muy importantes. Y me di cuenta que, cuando manejas emociones positivas, la gente es capaz de conseguir cosas increíbles. Y esto lo ví de primera mano con mis propios hijos. Y algún día decidí conformarme menos con las reglas y más con una ley de vida: confiar en la gente y demostrarlo con palabras y hechos, mezclando emociones y hechos racionales.

Sylvain_3

¿Qué otras personas y porqué han colaborado en que tú te acerques a tu sueño?

El día en el cual decidí completamente ponerme esta ley, y ser muy disciplinado en ello, fue cuando encontré a Jean-François Zobrist en un seminario de formación. Este director de una empresa industrial de más de 500 personas afirmaba que la gente era buena y que se podía vivir aplicando muy pocas reglas, pero mucha transparencia, y confiando en la gente. La gente estaba feliz. Y su empresa ganaba dinero y crecía desde hace mas de 15 años. Este día pensé: “Él tiene razón, y si es capaz de conseguirlo, yo también!” Era poco tiempo antes de ser director de informática de Venca.
Al entrar en Venca, apliqué estos conceptos muy rápidamente pero me encontré con una dificultad de poner en práctica estos conceptos en el trabajo diario. ¿Cómo crear un entorno transparente y positivo para la gente?, ¿como conseguir el desarrollo personal de todos y el resultado para la empresa?.
Jose Carlos Gil, consultor entonces en Venca, me explicó los métodos agiles y me paso mucha documentación sobre la cultura Agil y Lean, de auto-organización. Por fin yo encontraba la manera de poner en práctica la confianza en la gente y fomentar la colaboración. Él me ayudó durante más de 2 años tensos e intensos a ponerlo en marcha en Venca y contagiar fuera de mi propio departamento.

¿Qué dificultades te encontraste para definitivamente dar el paso y dedicar tu tiempo a trabajar por tu pasión?

Creo que al final, la dificultad principal era yo y mis creencias todavía fuerte en la parte racional de ser empleado y además directivo con un buen sueldo en un entorno complicado – y en la obediencia a algunas reglas sociales. Además no había aprendido a seguir mis intuiciones y me costaba pensar que, durante un momento, podía deteriorar mis indicadores racionales de éxito. Y creo que me costaba volver a mis sueños de niño. Los había enterrado muy profundamente.

Sylvain_2

¿Qué hiciste para superarlas y cómo afrontas este nuevo escenario vital?

Pues creo que tengo que dar las gracias a mi esposa por haber abierto infinitas discusiones sobre lo que necesito para ser feliz y a mi hija de 11 años. Ella algún día me pidió ser un padre feliz y no racional y estricto. Me pidió no ser como mis propios padres, de manera contundente, pero eficaz. Tomé la decisión en un día, de cambiar de vida sin saber exactamente cómo ni qué… Lo primero que hice fue preparar el terreno con mi empresa y asegurarme un tiempo de reflexión encontrando un compromiso con mi director general, para asegurar también el futuro financiero a corto plazo. Se piensa mejor cuando hay realmente tiempo. Así que empecé a reflexionar sobre lo que me había gustado últimamente y que eran mis sueños de niño. Y asumirlos. E intenté colaborar con otros tíos locos en proyectos no lucrativos para comprobar si realmente era mi sueño (asociación WorkOS.cat).
Hoy soy consciente de ser un aventurero e intentar ayudar a cambiar el mundo, ayudando organizaciones a trabajar más felices en colaboración los unos con los otros. Además me gusta esta posibilidad de romper las reglas y las normas, de potenciar la creatividad de adultos y darles la oportunidad en algunos casos de vivir una segunda oportunidad laboral sin cambiar de puesto. Por eso también he decidido no ser consultor pero hacker. Las palabras son importantes.
Y por fin no estoy comercializando servicios, prefiero contar historias para seducir a la gente y hacerles entrever sus propias posibilidades. Desde hace 5 meses, estoy trabajando por mi cuenta intentando contaminar a más gente con mis sueños. Y ya una empresa grande, un ayuntamiento y una universidad me ayudan en eso, aceptando mi presencia en sus equipos.

Si te ha gustado esto, compártelo con el mundo:

Leave a reply

captcha
Required fields are marked (*)

TOP
Follow

Para tu comodidad, recibe nuestros nuevos artículos en tu correo.